jueves, 30 de abril de 2015

El cuento del ratoncito Pérez

El cuento del Ratoncito Perez.


Erase una vez Pepito Pérez , que era un pequeño ratoncito de ciudad , vivía con su familia en una cajita de cartón , dentro del agujerito de la pared de una pastelería.

El agujero no era muy grande pero era muy cómodo, y allí no les faltaba la comida ya que por las noches él y su papá iban a coger harina, dulces y todo lo que encontraban para comer. Un día Pepito escuchó un gran alboroto en el piso de arriba. Y como ratón curioso que era trepó y trepó por las cañerías hasta llegar a la primera planta. Allí vió un montón de aparatos, sillones, flores, cuadros..., parecía que alguien se iba a instalar allí.


Al día siguiente Pepito volvió a subir a ver qué era todo aquello, y descubrió algo que le gustó muchísimo. En el piso de arriba habían puesto una clínica dental. A partir de entonces todos los días subía a mirar todo lo que hacía el doctor José Mª. Miraba y aprendía, volvía a mirar y apuntaba todo lo que podía en una pequeña libreta de cartón. Después practicaba con su familia lo que sabía. A su madre le limpió muy bien los dientes, a su hermanita le curó un dolor de muelas.


Y así fue como el ratoncito Pérez se fue haciendo famoso. Venían ratones de todas partes para que los curara. Ratones de campo con una bolsita llena de comida para él, ratones de ciudad con sombrero y bastón, ratones pequeños, grandes, gordos, flacos... Todos querían que el ratoncito Pérez les arreglara la boca.

Pero entonces empezaron a venir ratones ancianos con un problema más grande. No tenían dientes y querían comer turrón, nueces, almendras, y todo lo que no podían comer desde que eran jóvenes. El ratoncito Pérez pensó y pensó cómo podía ayudar a estos ratones que confiaban en él. Y, como casi siempre que tenía una duda, subió a la clínica dental a mirar. Allí vió cómo el doctor José Mª le ponía unos dientes estupendos a un anciano. Esos dientes no eran de personas, los hacían en una gran fábrica para los dentistas. Pero esos dientes, eran enormes y no le servían a él para nada.


Entonces, cuando ya se iba a ir a su casa sin encontrar la solución, apareció en la clínica un niño con su mamá. El niño quería que el doctor le quitara un diente de leche para que le saliera rápido el diente fuerte y grande. El doctor se lo quitó y se lo dió de recuerdo. El ratoncito Pérez encontró la solución: "Iré a la casa de ese niño y le compraré el diente", pensó. Lo siguió por toda la ciudad y cuando por fin llegó a la casa, se encontró con un enorme gato y no pudo entrar. El ratoncito Pérez se esperó a que todos se durmieran y entonces entró a la habitación del niño. El niño se había dormido mirando y mirando su diente, y lo había puesto debajo de su almohada. Al pobre ratoncito Pérez le costó mucho encontrar el diente, pero al fin lo encontró y pensó llevárselo, pero compensando al niño dejándole un regalito.


A la mañana siguiente el niño vió el regalo y se puso contentísimo y se lo contó a todos sus amigos del colegio. Y a partir de ese día, todos los niños dejan sus dientes de leche debajo de la almohada. Y el ratoncito Pérez los recoge y les deja a cambio un bonito regalo o unas monedas para que se compren lo que prefieran.


 A veces el ratoncito no necesita los dientes, pero como l@s niños se han portando muy bien y no han llorado al perder el diente, les deja las monedas o regalo junto al dientecito para que lo guarde de recuerdo.

Este es a grandes rasgos con ligeras variaciones el cuento que les conté a mis hijos cuando eran pequeños y que ahora cuento a mi nieta mayor...a la peque le comienzan a salir ahora, jajaja.


Pero como no para de preguntar por donde entra el ratoncito en su cuarto, estoy maquinando una idea, pronto sabréis cual es y os contaré también de donde salió el cuento original.
Ya tengo los materiales listo,y si se cumplen nuestros planes de poder ir pronto a verla,en breve podréis ver de que se trata, gracias a ciertas ideas que he sacado de Pinterest jeje.

Pinchando en cada foto podrás verla en tamaño grande, y si te gusta ésta entrada, puntúala con g+1, así mucha gente podrá disfrutar de ella . Y si quieres dejar un comentario.... Graciaaaaas....

Patatas rellenas de carne paso a paso foto a foto

"Refrany;
Tant si tens fills com filles, planta creïlles"
Tanto si tienes hijos como hijas, planta patatas.

Patatas rellenas de carne.


Un plato fácil rico y con gran aceptación general, que gusta a niños, jóvenes y mayores y que acepeta multitud de variantes, yo las preparo de muchas maneras, ésta es una de ellas.

Necesitaremos para seis;


  1. Seis patatas
  2. 500g de cerdo y ternera picados
  3. Seis quesitos en porciones
  4. 200ml de nata líquida
  5. Dos cucharadas de tomate frito
  6. Ajo molido
  7. Aceite de oliva
  8. Queso de gratinar
  9. Sal
Lavamos las patatas y las pones en agua a hervir con un poco de sal durante unos 30 o 40 min, depende del tipo de patata, cuando las pinchéis y no ofrezcan resistencia, las apartamos del fuego, y las dejamos enfriar 

Poneos aceite de oliva en la sartén y doramos la carne, 

añadimos el ajo molido y la sal

los quesitos en porciones a trocitos, dos cucharadas de tomate frito y 200ml de nata, removemos y dejamos 5 minutos fuego lento

pelamos las patatas, las partimos por la mitad y con un vaciador o una cucharita de postre las vaciamos por el centro dejando espacio para el relleno con cuidado de no romperlas

mezclamos la patata que hemos retirado con la mezcla de carne y cubrimos con la masa todas las patatas,añadimos  generosamente queso rallado , las gratinamos en el horno hasta que estén doradas y listo!

"A la taula i ...BON PROFIT!!!
Si te gusta ésta entrada, puntúala con g+1, así mucha gente podrá disfrutar de ella.Si quieres compartir el enlace o dejar un comentario sería estupendo.  Graciaaaaas.

miércoles, 29 de abril de 2015

Bizcocho relleno de chocolate paso a paso para mamá

Refrany:
Hiá que ser mare, marota i marassa"
Hay que ser madre, marota y madraza.

Feliz día de la madre 365 días del año.


El año pasado por éstas fechas estábamos en el pueblo pasando unos días de descanso, se acercaba el día de la madre y mi nieta había preparado como sus compañer@s en el cole, un regalito para su mamá, pero le parecía poco.
Como es muy cocinitas y a su mami le encanta el chocolate, le sugerí prepararle entre las dos una tarta muy especial y con mucho cariño ¿que mejor regalo para mamá? y como yo aparte de ser mare, marota i marassa, soy iaia y iaiota ....jajajaja, con todo el amor del mundo me puse con mi princesa, manos en la masa.  

El problema allí siempre es el mismo, la falta de tienda donde poder comprar...porque no hay donde hacerlo, así que no tienes mas remedio que amoldarte a los ingredientes y accesorios que tienes en casa.
Solo teníamos una tableta de chocolate puro, y batiéndolo con la nata, se nos volcó el cuenco y apenas pudimos aprovecharlo, pero eso fue un pequeño inconveniente que no logró desanimarnos ;) rebuscando en la despensa encontramos con que sustituirlo y seguimos con ilusión.

Éstas fotos quedaron en el móvil que se estropeó días después y no he podido recuperar hasta ahora, junto a otras muchas, así que me viene perfecto para publicar la receta, ya que el próximo domingo es el día de la madre. Como me gustaría poder prepararle una a la mía y poder comerla juntas el día de la madre...o cualquier otro día.....
Con esta receta participo en el Reto de Abril 2015 de Cocineros de Mundo en el apartado de Dulce

Necesitaremos;

  1. 3 huevos 
  2. Un yogur natural 
  3. Un envase de yogur de aceite de oliva suave 
  4. Dos envases de yogur de azúcar 
  5. Tres envases de yogur de harina 
  6. Una bolsita de levadura 
  7. Mantequilla 
  8. 400 ml de nata (dos bricks) 
  9. Chocolates variados 
  10. Mantequilla 
  11. Adornos al gusto, fideos, virutas etc.

Batimos los tres huevos en un cuenco y añadimos el yogur

Un envase de yogur de aceite de girasol o de oliva suave 

dos envases de yogur de azúcar

tres envases de yogur de harina

y por último añadimos la levadura y batimos bien

untamos el molde con mantequilla y espolvoreamos de harina para facilitar el desmoldado posterior. Lo introducimos en el horno precalentado, a 170º durante 35 minutos.Como siempre os digo ésto es en mi horno pero cada uno necesita unos tiempos distintos, podemos probar pinchando con un palo de brocheta y si sale limpio, el bizcocho está listo.Pero es importante no abrir el horno antes de los 20-25 minutos,de lo contrario paramos la cocción y se nos baja el bizcocho con lo cual se nos estropea.

desmoldamos el bizcocho y dejamos enfriar sobre la rejilla

una vez completamente frío, lo ideal sería cortar con una lira pero si no tenemos usaremos un cuchillo jamonero o mejor aún uno largo de sierra 

Partimos el bizcocho por la mitad con mucho cuidado de no romperlo

antes de separar las dos mitades de bizcocho y con el fin de que cuando rellenemos y volvamos a colocar nos queden perfectamente encajados, marcaremos un disco con un palillo y el otro disco con otro palillo justo encima, como veis mi nieta ha procurado dejar los palillos bien visibles.

una vez marcados, ya podemos separar los dos discos de bizcocho

con ayuda de un tenedor vaciamos el disco de bajo haciendo un canal, el bizcocho que quitemos queda riquísimo con unas natillas por ejemplo....

en un recipiente apto para microondas troceamos el chocolate o colocamos las perlas, y añadimos 200ml de nata, damos golpes de 30 seg. en el microondas hasta que veamos que se comienza a derretir, dejamos reposar unos segundos

y batimos hasta mezclar bien el chocolate con la nata

con éste chocolate con leche, rellenamos el surco que hemos hecho en el bizcocho

tapamos entonces con el disco superior del bizcocho, haciendo coincidir las dos cabezas de palillos

y nos quedarán perfectamente encajados

cubrimos con el resto del chocolate con leche poniendo en la parte inferior de la rejilla una bandeja o papel aluminio para que recoja el chocolate que chorree

repetimos el procedimiento de derretir en el micro, el chocolate blanco

y rociamos de nuevo el bizcocho. El poquito de chocolate puro que pudimos aprovechar, lo pusimos en el ruedo interior. Espolvoreamos con unas virutas de chocolate rallado, de chocolate blanco,

 y los laterales con fideos de chocolate puro

con masa de fondanant y un poquito de tinte rojo, mi nieta y yo moldeamos dos corazones

 que simbolizaban el suyo y el de su hermanita

y con el chocolate blanco derretido que sobró, lo introdujimos en una bolsa de congelación practicamos una pequeñísima apertura en una punta y mi princesita escribió el nombre mas dulce.....mamá

y a la nevera que cogiera frío para el día siguiente. Aquí podéis ver el corte

Una deliciosa tarta con el ingrediente mas especial y que no se puede comprar en ninguna tienda...el del Cariño y Amor, que nunca deben faltarnos, de un@s hij@s a una madre y de una madre a sus hij@s......
"A la taula i....bon profit!!!

Si te gusta ésta entrada, puntúala con g+1, así mucha gente podrá disfrutar de ella y si quieres compartir el enlace, estupendo. Graciassss.

domingo, 26 de abril de 2015

Acelgas con patatas paso a paso

"Refrany;
La humiltat i la valentía solen anar a la par.
La humildad y la valentía, suelen ir a la par.

Acelgas con patatas.


Cena humilde, de pueblo y en el pueblo. Una receta antigua que preparaba muy a menudo mi suegra con unos ingredientes muy básicos, sin agua y con la paciencia del fuego lento, a las brasas. Mucho sabían antiguamente de aprovechar las vitaminas y minerales, al no ser hervidas ni escaldadas, conservan todas las propiedades.
Y mi valentía, o mas bien osadía, de presentar ésta receta tan simple y humilde, en un reto de cocineros del mundo, como dice mi marido....... ya me vale, pero a veces los platos mas humildes y sencillos son los que mejor alimentan, sobre todo,  nuestros recuerdos.

Con esta receta participo en el Reto de Abril 2015 de Cocineros de Mundo en el apartado de Salado

Necesitaremos;

  1. Unos manojos de acelgas
  2. Patatas
  3. Ajos
  4. Aceite de oliva
  5. Sal.

Limpiamos bien a fondo las acelgas, les quitamos los hilos en caso de que los tenga, troceamos las hojas y las pencas y dejamos escurrir.

Pelamos y troceamos las patatas y los ajitos

En una sartén con aceite de oliva caliente, ponemos a freir las patatas 

dejamos un huequito en el centro y doramos un poquito los ajos picados

añadimos las acelgas

que veremos como disminuyen de tamaño en contacto con el calor, salamos, removemos

y tapamos porque éste plato se cocina con el propio vapor de las acelgas, a fuego lento, sin prisa y con cariño, a falta de perol de hierro y brasas para cocerlo 

removeremos continuamente para que no se nos peguen y cuando pinchemos la patata y esté blanda, tendremos listo nuestro plato.

servimos acompañado de las vinagreras con aceite de oliva virgen y de vinagre de módena, para que cada cual se aderece al gusto éstas riquísimas acelgas con acelgas y patatas aragonesas, pena que aún no son del propio terrero porque aquí aún hace frío. No son las de mi suegra, pero si mi chico sonríe recordándola...ya me sirve.

"A la taula i....BON PROFIT!!!"

Si te gusta ésta entrada, puntúala con g+1, así mucha gente podrá disfrutar de ella.Si quieres compartir el enlace o dejar un comentario sería estupendo.  Graciaaaaas.